Creen Autopista del Ámbar Afectará Carretera Turística

 Creen Autopista del Ámbar Afectará Carretera Turística

Creen Autopista del Ámbar Afecta Carretera Turística

Por: La Redaccion

 

El anuncio de la construcción de la Autopista del Ámbar, un proyecto con el cual se promete disminuir el tiempo de recorrido de Santiago a Puerto Plata en 30 minutos y dos horas de Puerto Plata a Santo Domingo, le va a restar tránsito a la carretera Gregorio Luperón, que recientemente fue reconstruida.

Va a disminuir el tortuoso y largo trayecto hacia Puerto Plata por esa vía.

¿Quienes serán los más perjudicados? Los comerciantes propietarios de restaurantes de la comunidad Don Gregorio en Maimón.

Por décadas han sido beneficiarios de la gente que ha utilizado esa carretera para trasladarse a Puerto Plata y viceversa.

La nueva vía sacará a la mayoría de los viajeros a Puerto Plata, lo que sin duda repercutirá en las ventas que tienen los establecimiento de venta de pescado que hay en Maimón.

Los ambientalistas están contentos pues ven la situación como un castigo por las constantes violaciones que los señalados comerciantes han cometido en contra de la veda del pez loro que venden en su establecimiento.

Se recuerda que las autoridades de Medio Ambiente irrumpieron en esos establecimientos en el año 2017 y procedieron a confiscar varios quintales de peces de diferentes especies que se encontraban en veda, entre ellos el pez loro.

Hubo protestas con quema de gomas, pues los “humildes padres de familia” se opusieron a la acción de las autoridades, pretendiendo que se les permitiera seguir comercializando los peces en veda.

Desde entonces no se ha sabido de ninguna otra labor fiscalizadora de las autoridades de Medio Ambiente y Recursos naturales, y se sabe que  ha continuado la pesca y comercialización de las especies en veda.

Por ello se dice que cuando construya la nueva autopista del Coral, se verá si el gas pela.

Aunque cuando vienen a ver, los comerciantes depredadores se mudan hacia la nueva autopista, porque como dicen, con el diablo no hay quien pueda.

Igual sucedió con la carretera Duarte, que antes pasaba por el medio de Villa Altagracia, y cuando se construyó una nueva vía se diseñó para que no entrara al pueblo.

¿Qué hicieron los villaltagracianos de Sergio Vargas? Comenzaron a construir sus casuchas y casetas a ambos lados de la nueva carretera para vender chucherías.

Sacaron la carretera del pueblo, pero la gente entonces se mudó a la nueva carretera.

Porque como decía Balbuena, “cuando no se puede, no se puede”

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *