Falta Cédula Impide Doña Dolores Acceda Programas Sociales Gobierno

 Falta Cédula Impide Doña Dolores Acceda Programas Sociales Gobierno

Falta Cédula Impide Doña Dolores Acceda Programas Sociales Gobierno

JOSÉ ALFREDO ESPINAL

 

GUAZUMAL ARRIBA, Tamboril. – “Sin la cédula de identidad y electoral no soy nadie, estoy viva y trabajo, pero no existo”, confiesa con tristeza Doña Dolores Lucrecia Sánchez, de 69 años, al relatar su drama por la carencia de ese documento que emite la Junta Central Electoral (JCE).

Su preocupación es que, por la falta de cédula, la dama tampoco puede acceder a los programas sociales del gobierno ni puede realizar otros actos de la vida civil.

Doña Dolores es una humilde mujer campesina que lleva largos años establecida con su familia en esta comunidad, localizada en las estribaciones de la Cordillera Septentrional.

Ella asegura, y así lo testifican algunos documentos, que llegó al mundo el 18 de junio de 1951 en Palo Quemado, Río Arriba, kilómetro 2 y ½ de la carretera Luperón, que enlaza a Puerto Plata y Santiago.

Doña Dolores, diariamente, hace lo que una persona normal haría: trabajar, atender los oficios de la casa, cuidar a su familia y realizar tareas fuera del hogar como modo de subsistencia, entre otras actividades.

No es que ella nunca había sacado su cédula ¡sí tenía! “Era de las que daban en los gobiernos de Joaquín Balaguer y que tenía dos hojitas”, recuerda. Pero al ser de un material débil e inconsistente, la misma se le destruyó años atrás.

Desde entonces no tiene el importante documento encima. Doña Dolores ha hecho ingentes y sobrehumanos esfuerzos por obtenerlo de nuevo, según afirmó en declaraciones al programa radial Tiempo para Todo, del veterano periodista Félix Jacinto Bretón, del municipio de Moca, provincia Espaillat.

Hasta pesadillas sufre

Dolores dijo que ha ido a Santo Domingo en repetidas ocasiones en compañía de otras personas, pero nada. “Esto me tiene atormentada todo el tiempo, ni duermo bien porque hasta de pesadillas sufro”, confiesa esta humilde mujer campesina.

“Sin este documento no soy nadie, estoy viva y trabajo, pero no existo”, confiesa con tristeza Doña Dolores al relatar su drama.

La dama asegura tener documentos que explican que ciertamente nació el 18 de de junio 1951.

En uno de estos documentos se establece que Doña Dolores obtuvo su primera cédula el 23 de abril de 1973 y se añade que estos datos constan en la tarjeta matriz.

Entonces ella, que no es una mujer letrada, pero si de muchos conocimientos empíricos, no entiende “el por qué se le ha hecho tan difícil obtener su nueva cédula de identidad y electoral si estos datos figuran en la tarjeta matriz”.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *